lunes, 28 de febrero de 2011

Una familia demuestra que los niveles de CO2 se pueden reducir en un 85%


One Tonne Life es el primer experimento social a nivel mundial que pretende demostrar de una manera práctica y real que una familia -sueca- puede reducir sus emisiones de CO2 en un 85%, pasando de siete toneladas a una por persona y año.

El proyecto consiste en seguir los hábitos de una familia sueca compuesta por cuatro miembros, a los cuales se les ha aprovisionado de una casa sostenible de madera, un coche eléctrico (un Volvo C30 DrivE) y una tecnología inteligente capaz de medir semanalmente el consumo energético de la familia en tiempo real.

Con esas herramientas, el experimento tiene el objetivo de demostrar que las emisiones de CO2 en una familia estándar se pueden reducir hasta en un 85%, pasando de las 7 toneladas que una persona suele emitir por año a una sola tonelada. Todo ello, sin cambiar sustancialmente sus hábitos de vida (Lo que si tiene que haber es dinero por que me imagino que todas estas innovaciones no serán nada baratas actualmente).

En el proyecto participan tres empresas: La multinacional Volvo Cars, la compañía eléctrica sueca Vattenfall y la constructora de casas de madera A-hus.

Con estos apoyos, One Tonne Life pretende fomentar hábitos más responsables con el medio ambiente, algo que también propicia la práctica del reciclaje o de hábitos alimenticios saludables, que se están fomentando en la casa de la familia Lindell, situada en la localidad sueca de Älghagsstigen, próxima a Estocolmo.

Los sistemas de energía solar y eólica que se han instalado son completamente autosuficientes, por lo que la familia no necesitará ningún tipo de energía suplementaria para satisfacer todas sus necesidades.

Asimismo, los aparatos existentes y los elementos con los que está construida la casa no son experimentales, sino que son elementos que existen y están a la venta en el mercado, como es el caso de los paneles solares o el techo especial fabricado para mantener el calor.

Los Lindell, la familia sueca que fue elegida entre otras 55 candidatas por motivos de facilidad, compatibilidad con su vida diaria, características comunicativas y composición, vivirá durante seis meses en una casa con el fin de demostrar que el objetivo del proyecto es viable.

Según declaraciones del Director de Comunicación de Volvo, Álvaro de la Herrán, a EFEVerde, el proyecto no está previsto que se exporte a otros países de manera inmediata, aunque si los resultados son satisfactorios por todas las partes, la nueva vida de los Lindell se puede prolongar durante un año.

Sin embargo, la tecnología con la que están contando los Lindell para llevar a cabo su cometido todavía no está al alcance de los ciudadanos. Gert Wingardh, arquitecto de la vivienda sostenible, aclara en un comunicado que este tipo de casa no estará a la venta antes de finales de enero de 2011.

Por su parte, De la Herrán afirma que la venta del Volvo C30 DrivE no tendrá lugar "hasta que no tengamos la absoluta garantía de que nuestro producto tiene la misma seguridad que un coche de gasolina o diesel", algo que augura para la primavera de 2012, después de que la empresa saque al mercado su modelo híbrido.

Para el director de comunicación de Volvo, el proyecto "One Tonne Life" es un ejemplo del interés social por la reducción de emisiones con tecnología que ya existe.

De la Herrán considera que se pone de manifiesto que "se están dando los primeros pasos para que este tipo de iniciativas se generalicen", algo que en su opinión sólo se producirá si "se abaratan las tecnologías y se reducen los costos".

Vía: Ecodiario

1 comentario: